Entradas

NUESTRO ÚLTIMO VIAJE (…o cómo diagnosticar una rotura cuando se ha enfriado el golpe)

Imagen
NUESTRO ÚLTIMO VIAJE (…o cómo diagnosticar una rotura cuando se ha enfriado el golpe)
Habían cruzado las nubes y un sol radiante inundaba el interior del avión. Volar fue su forma de observarse envueltos en pensamientos despojados de ovación. Se elevaron con la tranquilidad del que se sabe injustamente ingenuo. Inmediatos sintieron que aún portaban, ocultos, sutiles ambientes enrarecidos. Se habían regalado impureza en la más débil de sus últimas estaciones.

Sin embargo, y por última vez, lograron soñarse levemente parecidos. Sólo, al consentirla morir, tuvieron constancia de su ya asolada felicidad. Pero nunca consiguieron, al contrario que su avión, cruzar aquella capa de nubes. De nubes eternamente negras.



* Creación original registrada por Oddey_ en Safe Creative.

ECHARTE DE MENOS (… o cómo meterte de más)

Imagen
ECHARTE DE MENOS (… o cómo meterte de más)
Siempre tuve miedo al insomnio, a ese estado de falsa hibernación que aflora en la oscuridad. Hasta que aprendí a dominarlo.
Ahora desordeno personajes de mi vida.
Les fundo el plomo de los pies. Me bebo el zumo de sus frutas azules. Les rompo el hielo en la cabeza. Y mientras les pinto su cara con acuarelas, me como las castañas que a traición les voy metiendo en el fuego. Vuelvo a la realidad, cocino sus egos y pellizco sus miedos. Disfruto viendo cómo aprenden a tragarse las pastillas de tres en tres, con su propia saliva, mientras ordeno a mi gato que se lleve su agua.
Es tan hermoso mojar pan en el desconcierto enemigo que me permito diseñar las horas exactas de sus muertes. Mato de éxito y les devuelvo su infancia a las cigüeñas. Y dejo de echarte de menos; para poder meterte de más.

Vídeo y letra originales de Oddey registrados en Safe Creative.

Música: Prelude No. 19 - Chris Zabriskie

CARTAS A DESTIEMPO (… o cómo vomitar explicaciones caducadas)

Imagen
CARTAS A DESTIEMPO (… o cómo vomitar explicaciones caducadas)
Cuando las historias desvanecen, es complicado acomodar explicaciones; sobre todo porque nadie las espera.
No asumir, con cierta dignidad, que acariciamos ser ya dos antiguos conocidos que simulan distracciones para evitar tener que compartir incómodas vaguedades. Ni tampoco admitir que, probablemente, eso tú ya lo hayas aceptado.
El plan era saldar a mano aquella carta que a veces reclamabas. Y averiguar si así –al menos tú- eras capaz de sentir alivio.
Y es que llevo tiempo tomándome en serio tópicos de los que antes renegaba.
Que duelen los propósitos; todo lo que no se llega a hacer. Que también duele sospechar que se pueda vivir por imitación. O especular con cómo pudiera haber sido, o con cómo pudiera ser.
Vivir en espiral genera memorias que -bien reales o proyectadas- resultan angustiosas: las estaciones, las islas, las décadas, las palabras inventadas…, asomarse a la ventana, protegerse en los portales…, querer escuchar …

UNA AMIGA (… o cómo descubrirla en la actualidad)

Imagen
UNA AMIGA
(… o cómo descubrirla en la actualidad)


Prohibir la palabra tiempo ante cualquier tipo de arranque, aunque haya pasado más de lo que quisieras.
Permitirle utilizar tu móvil y enseñarle tus cicatrices; las que no se ven.
Revelarle las reseñas y los elaborados enigmas con los que proteges tu intimidad de las demás.
Colaborar juntas en una segunda adolescencia más extrema y descontextualizada.
Participar del colapso de nuestros cuerpos ante abundancias consumadas a destiempo y con exceso nocturnidad.
Compartir cama supletoria en la habitación donde juntas estudiamos la carrera. Exhalar e impregnar las paredes de todo lo bebido; y de todo lo vivido.
Eso –hoy- sigue siendo una amiga. Un amiga que, como tú, no sabe que se hace mayor. Y que le importa casi la misma mierda que a ti.

Porque siempre guardaré con celo aquel regalo inútil que me enviaste desde Letonia.


Creación original registrada por @Oddey_ en Safe Creative.

LITURGIA SUICIDA (… o cómo no causar una mala impresión)

Imagen
LITURGIA SUICIDA
(… o cómo no causar una mala impresión) El suicidio es una febril espiral de locura maniatada que actúa como freno natural ante sus propias pretensiones. Si nos robaran la eterna oportunidad de arrancarnos la vida, rehusaríamos constantemente de nuestro imperecedero derecho a vivir. Si el suicidio no existiera, tendríamos que inventarlo. Por pura supervivencia. Esa misma reflexión se hizo mientras que, con riguroso orden, desplegaba su liturgia autodestructiva. Había conseguido incomunicar sus ansiedades. Todas menos una. Por eso hizo el equipaje. No le inquietaba la muerte; pero sí que su rastro vital pudiera dejarle en mal lugar. Pero no era él mismo en su garaje, uniendo con esmero -manguera mediante- el tubo de escape a la ventanilla del copiloto, lo que hacía más seductora aquella escena; sino el vacío: no había objetos. Ni tan siquiera estaba vestido. Sólo silencio adornado con el alarmante rumiar de su aleatorio caminar descalzo. Dominar con exactitud el añ…

UN DICTADOR HABITA EN MÍ (…o cómo poner nombre a la autodestrucción)

Imagen
UN DICTADOR HABITA EN MÍ (…o cómo poner nombre a la autodestrucción)
Su única meta era la de saber posicionar las miradas. Servirlas en bandeja con gestos y desplantes; con calculada y medida elegancia. En el fondo; el más puro vacío existencial.
Tenía claro que lo único importante era que nada raro se notase. Mas al contrario; que siempre pareciera que no.
Un ser humano ladino e inconsistente; expuesto a cualquier tipo de vaivén emocional.
Poner fin a una vida, quemar los colchones en los que agonizaron sus últimos recuerdos activos de la infancia. Y mirar a la llama llorando, sentado;  sujetándose fuerte las piernas.
Preguntándose cuántos minutos habría perdido escuchando canciones que abusan sin sentido del concepto de “días grises”.


Creación original registrada por @Oddey_ en Safe Creative.

FELICIDADES, AMIGA (… o cómo enfrentar desde el escepticismo la certidumbre de cumplir años).

Imagen
FELICIDADES, AMIGA (… o cómo enfrentar desde el escepticismo la certidumbre de cumplir años).
Aunque sepas que no soy la persona más apropiada para adornar instantes como los que vienen, imagina que todos podemos sentirnos tan eternos como queramos. 
Que tal vez la certidumbre de cumplir años -y la de quien deja de hacerlo- nos ayude a recordar que no estamos atrapados en el tiempo; que al contrario de lo que nos quieran vender, sí que nos espera.
Eres especial. Por eso -aún ante lo más inadvertido- siempre serás capaz de crear reflexiones objetivas y agradables.
Últimamente se me repite demasiado la frase de la película Los Amantes del Círculo Polar que dice: “Se puede correr hacia atrás, unas horas atrás… una vida…”, pero con un no muy grande al comienzo.
Sé que puede ser angustioso sentir como el simple paso del tiempo difumina momentos que, quizá alguna vez, nos pertenecieran; momentos de los que –dado nuestro peculiar modo de entender la vida- apenas tuvimos consciencia de disfruta…